Es verano

Cada santo mes de julio me quejo de que nos pasamos la vida esperando el verano para odiarlo cuando por fin se presenta, pero me alegra (y no imagináis cuánto) que esta vez no vaya a ser así. Más bien todo lo contrario: el verano vino a Londres, me quemó mientras hacía botellón a mediodía en un jardín sin sombra, se comportó el día que Pixies tocaron en el parque de debajo de mi casa y se fue por donde había venido. Es 1 de julio y no escribo a 45 º C y con el ruido del ventilador chungo de fondo, sino con el nórdico puesto y la cazadora esperándome para que la coja mañana cuando salga de casa. ¡Es Londres! ¡No hace calor! 25 años después, he conseguido librarme del estío madrileño. Y mira, qué bien.

Lo siguiente será por tanto disfrutarlo mientras trabajo o trabajar mientras lo disfruto (es todo lo mismo), ya que además cada día le pongo más ojitos a esta ciudad. Al lado de la oficina las cafeterías sirven buen café para llevar (desde esto no puedo parar de pensar en café), a veces bajo en bicicleta pública (correremos un tupido velo sobre el asunto de la bicicleta pública) y si no llueve (recordad: aquí no es verano) podemos salir a comprar la comida en los puestos de Exmouth Market y llevarla al césped de Spa Fields Park.

Mis últimos descubrimientos están alrededor de Clerkenwell, que es donde paso las horas: la zona es casi tan mona como Broadway Market pero la vida resulta más real. Hay supermercados no orgánicos, personas sin camisa de cuadros y diría que no todo el mundo vive despacito y escucha The National (este tweet me encantó), aunque esto no lo puedo asegurar. También es más caro (tres espárragos a nueve libras es una situación real) porque está más cerca del – desconocido – centro turístico. Anotaría tres sitios para ser feliz aquí: Benugo, la tienda en la que me regalan galletas por las mañanas cuando pido el café, el puesto turco del mercado, que abre a mediodía y tiene comida turca para llevar, y Hummus Bros, un restaurante que sólo sirve hummus y donde te dejan presentarte con tu propia bebida.

No puedo parar de hacer fotos, sin las que el mundo dejaría de girar, a todo lo anterior y al verano menos verano de la historia en general. Para cuando termine, dice Bea: “ponte intenso, pon algo tipo ‘Good moments’. Llora flojito mientras observas que todo se ha acabado. Que el verano ha muerto. Que ha sido un tiempo maravilloso e irrepetible. Ahora podrás echar la vista atrás y ver lo bien que lo has pasado a través de tu Instagram”. Seguro que lo haré.

Besos,

Lía

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s